lunes, 18 de julio de 2016

“Rupay: Violencia política en el Perú. Una historia gráfica”, de Jesús Cossío, Luis Rossell y Alfredo Villar


Por Gabriel Zárate 

Reservoir Books (Perú), línea editora de Penguin Random House Grupo Editorial  anuncia como novedad de julio, la publicación de una nueva edición de “Rupay: Violencia política en el Perú. Una historia gráfica”, comic con guión y dibujos de Jesús Cossío,  Luis Rossell y Alfredo Villar. “Este no es un libro de Historia sino de muchas historias, o mejor sería decir, algunas historias sobre la violencia política vivida en el Perú a fines del siglo pasado. Es la crónica de una tragedia, de una barbarie, de una guerra civil que afectó y enfrentó sobre todo a los más pobres en este país, ya fueran estos campesinos, quechuahablantes, indígenas, soldados o senderistas”. “Rupay: Violencia política en el Perú. Una historia gráfica” es un libro de 123  páginas en blanco y negro, con tonalidades rojas y grises. Novedad de julio.

“Inauguramos este espacio haciendo mención al título RUPAY. VIOLENCIA POLÍTICA EN EL PERÚ 1980-1985. UNA HISTORIA GRÁFICA de Jesús Cossío, Luis Rossell y Alfredo Villar (Reservoir Books, 2016). Considerado como nuestro primer libro cómic que aborda el tema de la guerra interna que surgió en el Perú a inicios de los años ochenta. Aquí se cuenta gráficamente todos esos execrables hechos que se cometieron por parte de ambos bandos, del Partido Comunista Sendero Luminoso y del Ejército Peruano, donde las principales víctimas era el mismo pueblo peruano. Son nueve capítulos donde se narra todo lo sucedido en poblados como Chuschi (1980), Tambo (1981), Huamanga (1982), Vilcashuamán (1982), Uchuraccay (1983), Chungui (1983), Lucanamarca (1983), Huanta (1984) y Putis (1984). Todos ubicados al interior del país, en la Sierra del Perú, donde se registraron una gran cantidad de víctimas; civiles en su mayoría, muchos de ellos campesinos.  Este es el testimonio de aquellos años de terror que sufrieron hombres, mujeres y niños, y que marcó una gran herida que aún cuesta cicatrizar. RUPAY queda como un registro de la memoria de aquella parte de nuestra historia que no se debe volver a repetir”, (Nota de Prensa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada