domingo, 5 de abril de 2020

“Viborita”, de Pepo (René Ríos Boettiger)



Por Gabriel Zárate

La Cooperativa Gráfica Chilena y Libros Mac-Kay (Chile), sello bajo responsabilidad del editor Pedro Maino, publicó en marzo un valioso rescate editorial a cargo del investigador chileno Claudio Aguilera, la recopilación antológica de “Viborita”, obra de humor gráfico con guion y dibujos de Pepo (René Ríos Boettiger. 1911 - 2000), el inmortal creador de Condorito, el personaje más popular de la historieta hispanoamericana. “Viborita” apareció en el diario chileno "El Mercurio”, entre fines de los 40s y mediados de los 50s. Para la investigación Claudio Aguilera contó con el financiamiento del Fondo del Libro y la Lectura de Chile. "Una bruja gentil, de labios pintados, que sabe pinchar a cada amiga con un alfiler diferente" (Pepo).  La presentación de “Viborita” fue el viernes 13 de marzo, a las 7pm, en el Museo Histórico Nacional (Plaza de Armas. Santiago), a cargo de Claudio Aguilera. “Viborita” es un libro de 136 paginas en blanco y negro, “incluye además una profunda investigación sobre los orígenes de los personajes, documentos y fotografías que permiten reconstruir la intensa vida de un personaje único en la historieta chilena”. Imprescindible novedad de marzo.

"Viborita es mujer. Representa a la chica de clase 'pituca', aunque Viboritas hay en todo el mundo. Veintidós insolentes años, hija de 'su apá' y de 'su amá'. Reúne todos todas las cualidades de la muchacha moderna: practica deportes, baila, fuma y bebe con frenesí. Alegre, coqueta, indolente y desprejuiciada en todo orden de cosas, menos en lo que atañe a su casta privilegiada de auténtica 'niña bien'". (Pepo).

"En realidad, Pepo está observando los cambios de la sociedad. A través de Viborita, captura ese ambiente y da cuenta de cómo estamos saliendo de la provincia para hacernos cada vez más una metrópoli … Pepo no es un abanderado del feminismo, pero se da cuenta del nuevo tipo de mujer que está saliendo a la calle, que exige sus derechos y toma la palabra. Viborita es interesante por eso: un personaje femenino que habla con la voz de un hombre y critica lo superficial de la sociedad. Viborita maneja, sale sola, escribe, no cree en el amor romántico, se la ve en bares. Tiene múltiples lecturas" (Claudio Aguilera).

"Solo en los últimos años la obra gráfica de autores ha alcanzado cierto prestigio y posicionamiento, pero existe mucho material que no está protegido. Nosotros vemos que con toda su categoría Pepo todavía está desplazado... A las autoridades e instituciones les cuesta aún dimensionar el valor de archivos como estos. Si no los conservas ahora, se van a perder irremediablemente …  Luego de dar a conocer el archivo de originales de Pepo a través de nuevos libros, la idea es que este fondo pueda ser adquirido por un organismo y que pase a una colección pública. Nosotros queremos que llegue al futuro Museo Regional del Biobío, considerando el origen de Pepo, que nació en Concepción". (Pedro Maino).

jueves, 2 de abril de 2020

Juan Giménez murió a los 76 años, víctima del coronavirus








Juan Giménez (Mendoza. 1943) pertenece a una notable generación de dibujantes argentinos como Horacio Altuna, José Muñoz, Enrique Breccia, Carlos Nine, Domingo Mandrafina, todos de relevancia internacional. En los setentas tuvo su primera serie de historieta en la revista argentina Skorpio: “As de Pique” (1977 - 1979), obra con guion de Ricardo Barreiro. Finalizando la década viaja a Europa y finalmente radica en Sitges, cerca a Barcelona. Sus trabajos más destacados se producirán en la temática de la ciencia ficción, para el mercado europeo, con títulos como "La estrella negra" (1979(guion de Ricardo Barreiro),  “Ciudad” (1980(guion de Ricardo Barreiro),“Basura” (1987) (guion de Carlos Trillo), "Léo Roa" (1989 - 1991) (como autor integral), "El cuarto poder" (1989 - 2008(como autor integral), "Segmentos" (2011 -2012) (con guion de Richard Malkay su obra más ambiciosa: “La casta de los Metabarones” (1998 - 2003) (guion de Alejandro Jodorowsky).  Su último trabajo fue la trilogía "Yo, dragón" (2010 - 2015), obra de fantasía heroicaJuan Giménez fue un auténtico genio de la historieta mundial y el más admirable dibujante de CIFI de su época. 

Por Pablo Mannino (LA NACION. ARGENTINA)u
2 de abril de 2020

Se confirmó el tercer muerto en Mendoza por el nuevo coronavirus. Se trata del dibujante e historietista Juan Giménez. Tenía 76 años y estaba internado en Terapia Intensiva del Hospital Central, donde había ingresado el 22 de marzo.
Este artista reconocido a nivel mundial vivía en España y había viajado a Mendoza, su provincia natal. El 16 de ese mes, comenzó a tener síntomas leves de Covid-19. Luego, se comprobó que estaba infectado con este virus que fue denominado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Giménez era un dibujante que se dedicó al rubro de la fantasía y la ciencia ficción. Entre sus obras más destacadas está Cuestión de Tiempo, de 1982, y Ciudad, de 1991.

Por estas horas, el mundo de las historietas lo llora porque este mendocino es uno de sus afamados exponentes. Los mejores autores del rubro a nivel internacional han destacado su trabajo. El disfrutaba de su reconocimiento en la ciudad de Sitges, en Cataluña, desde donde partió a mediados del mes pasado, en medio del avance del Covid-19, para volver a su tierra natal, donde finalmente encontró la muerte.

Su vida la dedicó a este arte, que le valió un número importante de distinciones en diferentes partes del globo. Siendo joven, no podía soltar el lápiz y los colores, y empezó a sorprender con sus dibujos. Así, arrancó su carrera laboral en agencias de publicidad en la capital provincial. A los pocos años, las llamativas formas e ideas que plasmaba en el papel hicieron que importantes revistas de historieta pensaran en él. Fue con esas oportunidades cuando empezó a convertirse en un referente en el rubro de la fantasía y la ciencia ficción, sobre todo por sus trazos realistas y épico-futuristas.

Entre sus principales obras se destacan una que aplauden los conocedores del sector: La casta de los Metabarones, de 1992 y el Cuarto Poder, de 1989. También publicó otros interesantes trabajos. Basura, en 1988, Cuestión de Tiempo, en 1982.

Mendoza pudo reconocer su labor en 2014. Ese año lo declararon Ciudadano Ilustre, mientras que en 2010 en el Espacio Cultural de Arte tuvo su muestra homenaje. En 1997 dio a conocer su arte en varios sitios del mundo, entre ellos, el Centro Georges Pomidou, en París. Fue distinguido como "el mejor dibujante del mundo" en el Salón del Cómic y la Ilustración de Barcelona en 1984 y el Yellow Kid, otorgado por el Salón Internacional del Cómic de Lucca, en 1990.

En Mendoza el ambiente artístico está conmovido por la partida de uno de sus principales referentes, a quien ubican al lado de otro coterráneo, Joaquín Lavado, conocido en todo el globo como "Quino", el papá de Mafalda.

"Juan Giménez era otro Quino, y no exagero. Aunque Giménez era dibujante de historietas y lógicamente trabajaba con guiones de otros, era un maestro internacional", expresó a LA NACION Pablo Pavezka, reconocido dibujante e ilustrador mendocino. "Es como si en cine dijeras Kubrick o Spielberg. De hecho, hay cosas de cine que se basaron en él. En Europa es muy conocido, era un groso de verdad", agregó el profesional.

Giménez nació el 16 de noviembre de 1963 en Mendoza y cursó sus estudios en la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo. Años más tarde, se perfeccionó en la Universidad de Barcelona. (LA NACION. ARGENTINA)

miércoles, 1 de abril de 2020

“Orwell”, de Pierre Christin y Sébastien Verdier


Por Gabriel Zárate

Norma Editorial (España) anuncia, como novedad de abril, la publicación de la novela gráfica “Orwell”, obra biográfica francesa que relata la vida del escritor británico George Orwell (1903 – 1950) autor de celebres novelas como “1984” (1949) y “Rebelión en la granja” (1945), con guion del notable narrador Pierre Christin (1938) y dibujos del historietista Sébastien Verdier (1972). “Orwell” fue publicado en junio del 2019 por Éditions Dargaud (Bélgica). “Orwell” es un libro de 160 páginas a color. Novedad de abril.

“LA BIOGRAFÍA DE UN GENIO VISIONARIO EN EL 70 ANIVERSARIO DE SU MUERTE: George Orwell fue uno de los escritores más relevantes del s. XX, creador de obras como Rebelión en la granja o 1984, de la que proviene el concepto de “Gran Hermano”. Su fuerte compromiso político le llevó además a implicarse en la Guerra Civil Española junto a las milicias del POUM, experiencia que plasmó en su Homenaje a Cataluña”.

“En esta novela gráfica, Pierre Christin -guionista de la mítica Valerian- y Sébastien Verdier nos muestran los aspectos más relevantes de la vida del escritor y cómo estos configuraron la obra literaria orwelliana. Una biografía prodigiosa que cuenta con artistas invitados como Juanjo Guarnido, Blutch o Enki Bilal”. (Nota de Prensa).

sábado, 28 de marzo de 2020

“Los aristócratas: Integral. 1”, de Alfredo Castelli y Ferdinando Tacconi


Por Gabriel Zárate

Ponent Mon Editorial (España) anuncia como novedad de abril, la publicación de un estupendo rescate editor, el primer tomo de la Edición Integral de la magnífica serie italiana “Los aristócratas”, obra con guion del narrador Alfredo Castelli (Milán. 1947) y dibujos del historietista Ferdinando Tacconi (Milán. 1922 – 2006). “Creado en 1973 por Alfredo Castelli y Ferdinando Tacconi, y publicado en más de quince países, ¡por fin Los Aristócratas se presenta en una edición completa!”  “Gli aristocratici. L'integrale” se empezó a editar en noviembre del 2018 por Nona Arte (Italia). “Los aristócratas: Integral. 1” es un libro de 196 páginas a color. Imprescindible novedad de enero.

“Los cómics fueron publicados por primera vez, en 1973, en la revista de cómics Il Corriere dei Ragazzi. Se trata de un grupo de ladrones aristocráticos que donan a la caridad el dinero de sus robos. A lo largo de sus historias también se encuentran personajes de la literatura y del cine como Sherlock Holmes, James Bond o el inspector Clouseau, mezclando hechos reales con ficción. El conde inefable, la bella Jean, el fenomenal Álvaro, el poderoso Moose y el brillante Fritz: ¡aquí está el grupo británico de caballeros más impecable jamás visto!”. (Nota de Prensa).

jueves, 26 de marzo de 2020

“El regreso del Caballero Oscuro: El Chico Dorado”, de Frank Miller y Rafael Grampá


Por Gabriel Zárate    

ECC Ediciones (España) anuncia, como novedad de abril, la publicación del cómic “El regreso del Caballero Oscuro: El Chico Dorado”, obra con guion del extraordinario autor norteamericano Frank Miller (1957) y con dibujos del historietista brasilero Rafael Grampá (1978). “The Dark Knight Returns: The Golden Child” es un one shot publicado en diciembre del 2019 por DC Comics (EEUU). Es un nuevo retorno al universo de The Dark Knight Returns (1986), luego de Batman: The Dark Knight Strikes Again (2001-2002), Batman, The Dark Knight III: The Master Race (2015) y The Dark Knight Returns: The Last Crusade (2016). “El regreso del Caballero Oscuro: El Chico Dorado” es un libro de 64 páginas a todo color. Gran novedad de abril.

“Han transcurrido tres años desde que la facción de kyrptonianos liderada por Quar que intentó someter a los habitantes de la Tierra fue derrotada por un grupo de héroes liderado por Batman. Desde entonces, Lara -hija de Superman y Wonder Woman- se esfuerza por ser más humana, mientras Carrie Kelly asume nuevas responsabilidades como Batwoman. Para detener una creciente amenaza que se cierne sobre Gotham City, ambas heroínas deben formar equipo y recurrir a su arma secreta: el joven Jonathan Kent, el Chico Dorado, que atesora un poder incomparable que está a punto de desatarse...”

“Frank Miller retoma la saga del Caballero Oscuro para dar continuidad a Batman: El Caballero Oscuro III - La raza superior. Con el historietista brasileño Rafael Grampá (Mesmo Delivery, Batman: Black and White) al frente del apartado gráfico, cede el protagonismo a una nueva generación de héroes, llamada a tomar el testigo de los grandes iconos de DC.”. (Nota de Prensa).

martes, 24 de marzo de 2020

Albert Uderzo (1927 – 2020) ha muerto, a los 92 años. Creador de “Astérix”, junto con René Goscinny


POR SILVIA AYUSO (El País. España)
París - 24 MARZO 2020

Astérix y Obélix se han quedado huérfanos. Sobre todo, Obélix, el chouchou, el preferido, de Albert Uderzo, creador junto con René Goscinny de los dos galos más famosos de la historia y del planeta. El dibujante ha fallecido este martes en su casa en París, a los 92 años, de “una crisis cardiaca sin relación con el coronavirus”, se ha visto obligada a precisar su familia en estos tiempos de epidemia mundial.

Hacía casi una década que Uderzo (Fismes, Marne, 1927) entregó el destino de la aldea gala que había asumido en solitario tras la muerte del guionista y compañero de aventuras y cómics Goscinny en 1977 a Didier Conrad y Jean-Yves Ferri, autores de los últimos cuatro álbumes de Astérix. “Confiar Astérix me desgarró un poco”, reconoció a Le Parisien a finales de 2018, en una de las últimas entrevistas que concedió. No es de extrañar. El pequeño guerrero de rubios bigotes y su orondo amigo pelirrojo repartidor de menhires marcaron su vida durante más de seis décadas, desde que nacieron de sus lápices y de la mente de su amigo y guionista Goscinny una calurosa tarde de verano de 1959 en el salón de su vivienda social en Bobigny, en las afueras de París. Nadie entonces imaginaba que esos personajes publicados inicialmente en la revista Pilote traspasarían lenguas, culturas y generaciones, como lo demuestran los más de 380 millones de ejemplares vendidos en 111 idiomas y dialectos.

¿El secreto de su éxito? Ni él mismo estaba seguro. “Es como si me preguntan por la receta de la poción mágica”, bromeó Uderzo en el diario parisino. Astérix y Obélix es un cómic transgeneracional, tiene un espíritu independiente. "Reconozco que jamás he conseguido explicarme este éxito. ¡Nunca pensé que duraría tanto!”. René Goscinny decía: ‘Parecemos idiotas que no saben lo que han fabricado’. Pero no habríamos logrado nada sin trabajo. El éxito es, ante todo, horas y horas de trabajo”, sentenció.

De eso sabía Uderzo un buen rato. Autodidacta y amante de los personajes de Walt Disney, desde muy pequeño este hijo de inmigrantes italianos supo que quería ser dibujante, aunque la Segunda Guerra Mundial retrasó sus planes. Sin embargo, tras el conflicto bélico, Uderzo se mete de lleno en el mundo del cómic y crea sus primeros personajes: Flamberge, Clopinard, Zartan o Belloy el Invulnerable…, que poco a poco van afinando su estilo hasta hacerlo inconfundible, especialmente esos héroes de nariz rechoncha y que parecen “inflados con helio”, como solía decir con cariño de sus creaciones, especialmente Obélix

Tras la guerra, Uderzo trabaja como dibujante para France Dimanche y también para dos agencias de prensa, World Press e International Press, donde se encontrará con otros futuros grandes nombres del cómic francés, como Jean-Michel Charlier o Victor Hubinon. En 1951 propicia también el encuentro con alguien que marcará su destino, René Goscinny. “Yo tengo 24 años, él 25 y queremos rehacer el mundo con toda la inconsciencia y toda la audacia de nuestra juventud”, escribió Uderzo en su autobiografía, publicada en 2008 bajo el título Albert Uderzo se cuenta.

Junto con Goscinny y otros compañeros fundará, ocho años más tarde, la revista Pilote. En la página 20 de su primer número, el 29 de octubre de 1959, aparecen las primeras viñetas de Las aventuras de Astérix el galo. El éxito de ventas, 300.000 ejemplares vendidos el primer día, era una promesa de lo que estaba por venir.

En 1977, sin embargo, llega el gran golpe, personal y profesional. Su compañero y amigo, Goscinny, muere a los 51 años durante una prueba de resistencia en un chequeo de salud. Tras el duelo, Uderzo toma una decisión que generó cierta polémica entre los fans que querían que la serie terminase pero que no le restó un ápice de su éxito comercial: asumir íntegramente —diseño y guion— la serie de Astérix, para lo que crea la editorial Albert René. El éxito ininterrumpido le acabó dando la razón. Solo la entrega 35, la primera sin ninguno de los creadores originales, vendió 5 millones de copias en Francia. En España toda la serie ha pasado de los 24 millones.

“Al final, solo la edad pudo con sus ganas de seguir dibujando. “Ya no tengo la mano para ello y eso me aflige”, reconocía, según recuerda Le Monde. Aunque no pudiera dibujar más, tuvo, hasta el final, la última palabra sobre Astérix y Obélix. Una de las últimas ideas que validó Uderzo fue la del “malo” del penúltimo álbum de sus sucesores Ferri y Conrad. Era Coronavirus, el campeón de las carreras de carro romanas al que se enfrentaron Astérix y Obélix en “Astérix en Italia”. El auriga no pudo con los irreductibles galos. Tampoco ha sido el virus del mismo nombre —casualidades de la vida— el que ha acabado con el padre de los héroes de varias generaciones”. (El País. España)

lunes, 23 de marzo de 2020

“Había otra vez... El lado oscuro de los cuentos infantiles”, de Carlos Trillo y Alberto Breccia


Por Gabriel Zárate

ECC Ediciones (España) anuncia, como novedad de abril, la publicación de un flamante rescate editor: “Había otra vez... El lado oscuro de los cuentos infantiles”, adaptación de los cuantos clásicos infantiles de los hermanos Grimm, compilados en libro, obra argentina con guion del incomparable narrador Carlos Trillo (1943-2011) y dibujos del genial Alberto Breccia (1919-1993). “Había otra vez... El lado oscuro de los cuentos infantiles” reúne historietas breves aparecidas entre 1979 y 1980, y fue recopilado como libro el 2014 por Javier Doeyo, editor de “Historietas Argentinas” (Argentina), con prólogo de Fernando Ariel García. “Había otra vez... El lado oscuro de los cuentos infantiles” es un libro de 64 páginas a color. Imprescindible novedad de abril.

Hansel y Gretel, La Cenicienta, La Bella Durmiente, Caperucita Roja, Blancanieves... Cuentos de hadas, todos ellos, enraizados en la narración oral de las tradiciones, cuyas claves conviven con las de mitos y leyendas creando una extraña mezcla de realidad y fantasía. Crudos y descarnados en sus versiones primigenias, con el paso del tiempo fueron edulcorados para que los horrores se reconvirtieran en moralejas”.

“En Había otra vez... El lado oscuro de los cuentos infantiles, Carlos Trillo y Alberto Breccia recuperaron el espíritu original de dichas historias, ofreciendo una mirada diferente —tan perturbadora como fascinante— a relatos instalados en el imaginario colectivo. Todo un derroche de ingenio y talento, fruto de la colaboración entre dos gigantes de la historieta”. (Nota de Prensa).

Carlos Trillo y Alberto Breccia fueron, son y serán dos gigantes. Juntos, en pocos e intensos años crea­tivos, desarrollaron una serie de obras que están entre lo mejor de la historieta argentina de todos los tiempos. Y dentro de esa notable producción, brillan (por mérito propio) una serie de relatos injustamente relegados, ninguneados por la dispersión editorial a la que fueron sometidos en el momento de sus primeras (y casi únicas) publicaciones. Paridos en los negros años de la última dictadura militar, entre 1979 y 1980, después del Mundial de Fútbol y bastante antes de la Guerra de Malvinas, una parte de estos cómics vieron la luz en tres revistas de la emblemática Ediciones de la Urraca: SuperHumor, El Péndulo y Hurra”.

“En este libro que tienen entre las manos, Trillo y Breccia apuntan alto, operando sobre el imaginario colectivo construido por las fábulas y los cuentos de hadas que han formado a millones de niños en todo el planeta, impregnados (para bien y para mal) por la ideología de la factoría Disney. Y para su decons­trucción/reconstrucción, recurrieron a las fuentes establecidas, reconocidas y más transitadas: Los famosos Kinder-und Hausmárchen (Cuentos de los niños y el hogar), que los hermanos alemanes Jacob y Wilhelm Grimm tomaron de la tradición oral europea para «elaborarlos como materia escrita entre 1812 y 1815”.

“Y así como los hermanos Grimm habían favorecido la mutabilidad de los relatos folklóricos originales para satisfacer las crecientes necesidades burguesas de dominio y control social mediante la implementación de sistemas culturales de usos y costumbres; Trillo y Breccia metieron mano en las lavadas versiones contemporáneas de estos cuentos para devolverle sus originarios niveles de violencia, la presencia de hechos truculentos, las alusiones sexuales de diferente tenor y la eliminación del impuesto final feliz, resignificando así los contenidos hasta subvertir su última naturaleza formadora y reguladora. iAquí está, despojado de toda moralina barroca, el sórdido esplendor de los cuentos originales, reelaborados por Trillo y Breccia que lo empiezan todo susurrándonos al oído: "Había otra vez...”. (Doedytores).