lunes, 15 de marzo de 2010

Los recomendados: Los misterios de la Luna Roja, de Carlos Trillo y Eduardo Risso





Por Gabriel Zárate

Los misterios de la Luna Roja: Publicada en la revista infantil-juvenil Genios entre 1998 y el 2000 con guión de Carlos Trillo y dibujos de Eduardo Risso. Luego editada íntegramente por Norma Editorial el 2005 en cuatro tomos impecables: Bran, el invisible, El ataque del circo, El reino de Nunca y El libro de todos los sueños. Recientemente ha sido anunciada por Puro Comic de Argentina.

En el señorío de Burien llega Antolín un niño malabarista, acompañado de Crocker y Theo, un par de actores cómicos viajeros ya veteranos. La infelicidad y tristeza entre la población se percibe de inmediato pues el Señor de Burien se ha abandonado a un paralizante sufrimiento desde la muerte (desaparición) de Tyl su hermosa y amada esposa. Además Luna su única hija de frondosa cabellera rojiza, por hablar sola se creé que ha enloquecido. Antolín conoce a Luna quien le confiesa que su madre Tyl era en realidad un hada humanizada, que no ha muerto sino ha retornado a su extraordinario mundo, y Bran (su amigo con quien habla) es un ser mágico e invisible con poderes, al cual solo Luna puede ver.

Pronto se desata la cruenta y despiadada invasión del poderoso ejército del Señorío Leona. Las tierras de Burien son rápidamente capturadas con casi nula resistencia y en su castillo el Señor de Burien es reducido y encerrado en un calabozo. Luna consigue escapar guiada por Bran y se encuentra con Antolín, empezando la larga travesía conjunta del par de niños de once años.

Antolín ágil malabarista es además valiente y astuto, con una gran capacidad deductiva pero de escasa imaginación mágica en un universo encantado. Se convierte en el osado caballero que acompañará a Luna para liberar a su padre y recuperar sus dominios tiranizados por el Señor de Leona. Es Luna quien obsesionada por el reencuentro con su madre nos conduce al mundo maravilloso del las hadas. Acorralados por los lobos, capturados por unos vagabundos que pensaban venderlos como esclavos, finalmente arriban a la isla de Galahad donde se sitúa el castillo de las hadas twlings y Luna puede al fin encontrarse con su madre, pero decide regresar a Burien para rescatar a su padre y liberar sus dominios del cruel Señor de Leona.

El viaje de retorno los conduce al puerto de Margen donde en sueños Ogier un árbol humanizado le indica a Luna que para cumplir sus propósitos debe reclutar un ejército compuesto por un hombre volador, una domadora de gatos, un oso amaestrado, un forzudo, un equilibrista, quintillizos que formen una torre humana y dos pájaros que hablen. Con ese estrambótico ejercito, un asombroso y pintoresco circo ambulante que deleita a los aldeanos con sus peculiares habilidades, Luna enfila a Burien con el objetivo de reconquistarlo y salvar a su padre, siempre secundada por su leal amigo Antolín.

Ya en Burien retomada, Antolín al preguntar por la suerte de Crocker y Theo se entera que ambos huyeron rumbo a Nunca, tenebroso territorio hechizado más allá de Burien de donde nadie ha retornado jamás, gobernado por la malvada y terrible bruja Panta. El niño saltimbanqui decide partir en solitario internándose en busca de sus queridos compañeros, pero Luna le dará alcance a Antolín y juntos enfrentarán nuevos y temibles peligros.

En la última aventura, Luna tras comunicarse con su madre en sueños y enviarle ella la ayuda de Blas Pascual de la Valera, un gato que habla, invoca a Antolín para que la acompañe en su nueva travesía pues deben internase en la tierra de las brujas y descubrir cuál es el punto débil del poderoso e invencible gigante Lamermof de Granf quien después de secuestrar a la bella Amadora la segunda esposa del Señor de Burien lo ha retado a un mortal y desigual duelo.

Esta entretenida fábula aventuresca recurre a los clásicos tópicos del género de fantasía heroica, de capa y espada. La reconstrucción mágica del mítico universo medieval anglosajón poblado de seres asombrosos y sobrenaturales como brujas, hadas, gnomos, gigantes, dragones, propios del fantástico imaginario del Medioevo.

Historieta donde los jóvenes protagonistas se enfrentan a constantes viajes arriesgando la vida y la integridad, en travesías que simbolizan reiteradas pruebas por vencer superar, internándose en regiones peligrosas e inverosímiles. Siempre expuestos a incesantes riesgos. Son los persistentes retos que Antolín y Luna deben atravesar y superar, para alcanzar una precoz condición heroica en el relato.

Pues afrontar el reto del viaje implica sobretodo una esforzada transformación interior: “El desplazamiento en el espacio es la primera señal del cambio… El viaje en el espacio simboliza el paso del tiempo, el desplazamiento físico lo hace para la mutación interior”. (1)

Transformación encarnada en la prematura evolución del infante Antolín, quien de aldeano malabarista se convierte en un valeroso caballero espada en mano, protector de Luna. Pero su auténtico crecimiento se produce en plano espiritual de los sentimientos: El intenso y desbordante amor amical por Crocker y Theo, su única familia en el mundo, le darán a un tierno niño la valentía casi suicida de la que carece un hombre. Impulsará a Antolín a emprender el más osado y riesgoso de los trayectos: Internarse en un terrorífico territorio del cual ningún humano ha conseguido regresar nunca.

El incondicional amor filial de Luna por su padre, empujará a la niña pelirroja a abandonar la seguridad y resguardo alcanzado en del reino de las hadas junto a su madre y emprender la audaz reconquista de Burien para rescatarlo y posteriormente, al ver a su leal amigo Antolín avanzar solo rumbo a Nunca. Luna por intervención de su madre, que se comunica en sueños, (“porque necesita y merece tu ayuda”) decide acompañarlo. Con intrépido arrojo irá tras él en su búsqueda. Superando el pánico su desarrollo es también ético, pues Luna, se convence que la suerte de ambos niños ya está sellada por las difíciles y temerarias experiencias compartidas, siendo su resolución final seguirlo, asumiéndolo como un deber trascendental.

El deber trascendental sobrepasa el interés propio del individuo. Es el amor y la ética lo que finalmente permiten el crecimiento interior de un hombre. Es el preciso instante crítico cuando uno termina confrontándose consigo mismo. Si asume el reto habrá dado un salto axiológico que lo hará crecer como persona, más allá de cuál sea el resultado final. Al emprender una aventura con escasas posibilidades de retorno, el sujeto demuestra su autentico coraje pues con osadía afronta el miedo y decide sobrellevarlo consigo. No es seguro vencer a la adversidad pero hay que intentarlo aún a costa de su propia suerte, pues ya están cimentados los fuertes lazos éticos que son indisolubles. Es allí donde radica la autentica grandeza de un hombre, no por alcanzar el éxito, sino por haberlo intentado, venciendo el irracional temor que lo domina y aún sabiendo que lo más probable sea la certidumbre de la derrota.

Aventura llena de temerarios peligros por doquier, permanente dosis de humor y emociones, con fuertes y desgarradoras escenas de dolor y sufrimiento que intensifican los niveles conmovedores de dramatismo de la narración. Relato pensado para niños pero que es de lectura imprescindible para los adultos que aman la historieta, lo que nos reitera el creativo talento de sus grandes autores.

(1)Tzevetan Todorov. Las morales de la historia. Paidos.1993.

10 comentarios:

  1. Excelente descripción crítica de un frondoso argumento que me recuerda a la película "La historia sin fin". Eso si,se me hace difícil pensar en un Antolín "de gran capacidad deductiva, pero con escasa imaginación". Solo conocí a un gran amigo ya fallecido con esa característica.
    Como veo solo el dibujo de las portadas, pienso que debió ser mas realista...H Costa

    ResponderEliminar
  2. Gracias Humberto por la observación. Me refería a que Antolín en un inicio carece de “imaginación mágica” frente al universo encantado que lo rodea.
    Gabriel

    ResponderEliminar
  3. La descripción de los guiones de este blog, en pocas línes , puede servir de aprendizaje. Una suerte de guia inspirativa para nuestro medio tan falto de imaginación, donde los aficionados parecen estar aprisionados entre el manga y los superheroes. Hay inteligencias guiadas para ciertas disciplinas, pero le falta a nuestros historietistas y dibujantes imaginación. Es importante hacer bien pensadas las cosas, antes de emitir fanzine tras fanzine sin creatividad, que hace a los legos ver de que la historieta es para metaleros, o sea, que no sirve para nada

    ResponderEliminar
  4. Que buen análisis de una historia tan conmovedora pero graciosa como la tratada. Realmente se ve que aún hay personas con un sentido agudo de la critica cómica. Felicidades.
    Por otro lado, y quizá esto no lo lea nadie nunca más, me gustaría dejar claro que, como ser gustoso del arte en todos sus campos (arquitectura-diseño-dibujo artístico-caricatura-MANGA!-y sus demás derivados), estas dos ultimas tendencias no son específicamente para metaleros, punkeros, ni nada que se le parezca. Pienso yo que como los autores de ''Los Misterios de la Luna Roja'', existen muchas otras personas que se preocupan por crear historietas, para todo público, que contengan temas interesantes y de muuucha imaginación, que principalmente le brinden una experiencia al lector que le genere un proceso de afección e introspección (sea cual sea el tema), que lo transporte a la ilusión del dibujo en cualquiera de sus áreas.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Quería hacer una consulta: ¿Es posible comprar el cómic de "Los misterios de luna roja" en cualquier comiqueria de Argentina? Y si es así ¿podrían decirme que editorial EXACTAMENTE la distribuye en el país? y ¿El costo aproximado del comic? Seria genial una respuesta GRACIAS!!

    ResponderEliminar
  6. Estimado amigo: Le escribo desde Lima - Perú. La edición que yo tengo de “Los misterios de la Luna Roja” es de Norma Editorial (España) en cuatro tomos (2006) pero lamentablemente se encuentra descatalogada, aunque quizá sea posible conseguirla en tiendas de cómics de España, en la sección de saldos.
    Sobre Argentina que yo sepa, aún no ha sido reeditado, aunque hubo la intención de Puro Comic (Rosario) y de Eduardo Risso de hacerlo en un momento. En tal caso, tendría que contactarse con Puro Comic y consultarles sobre la urgente reedición de “Los misterios de la Luna Roja”.
    Gracias a usted y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. hola me llamo Caterina; que bueno poder reencontrarme con esta historieta! me la leía mi mama cuando yo tenia 8 años y me encantaba! mi abuela me compraba siempre la revista GENIOS y no veía la hora de que saliera en los kioscos el ultimo número para que me leyeran Luna Roja! hoy acordándome de esos momentos, decidí buscarla y di con este blog... muy buena reseña; ojala pueda conseguir la historieta! muchas gracias!

    ResponderEliminar
  8. Hola Caterina. Bueno, te escribo desde Lima-Perú y me sorprende tener lectores tan jóvenes. Me alegra que la reseña de “Los misterios de la Luna Roja” haya permitido que reencuentres con un comic de tu infancia. Conozco muy bien la nostalgia que despiertan esos reencuentros.
    Sobre “Los misterios de la Luna Roja”, la edición que publicó Norma Editorial ya se encuentra descatalogada. Tengo los cuatro álbumes porque los compré a una tienda de comics de España, por correo. El año pasado, en septiembre, estuve en Buenos Aires para Comicopolis y luego recorriendo la ciudad en una tienda porteña vi que tenían el set con los cuatro números. No sé si vives en Buenos Aires, pero me gustaría darte el dato, por si puede serte de alguna utilidad. Saludos, gracias a ti por visitar este blog y no dejes de leer historietas.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la reseña, ando buscando a Luna!, lo leía de chica en la Revista Genios (hasta tenía hecho dibujos de ella jajaja) Saludos!

      Eliminar
  9. Me muero de nostalgia que lindo recuerdo.siempre leia LUNA ROJA Tengo la primera revista de genios nunca deje de pedirsela a mamá para leer la historieta.. en el 98 tenia 9 años y luna roja es parte de mi infancia. Gracias por la observación!

    ResponderEliminar