sábado, 12 de mayo de 2012

Entrevista a Rubén Sáez: “El hogar de uno está, donde tú elijes vivir”





Por Gabriel Zárate
 
Rubén Sáez (Lima.1968) es el dibujante peruano más talentoso y brillante de su generación. Se ha desenvuelto en la Historieta, el Humor Gráfico y la Ilustración, incluyendo la temática de género. Radicado en Barcelona, le concedió una entrevista para “El Lector de Historietas”, donde nos revela sus inicios y formación, su desempeño artístico en el Perú, su  éxito en España y sus proyecciones para  la industria editora de Alemania, entrevista que   gustosos compartimos  con todos los entusiastas lectores.

Rubén: El origen de tu vocación de dibujante ¿Cómo surge? ¿Has realizado estudios de dibujo o eres un autentico autodidacta como muchos de los grandes dibujantes? ¿Qué lecturas de comics te marcaron en tus primeros años como lector y que posteriormente te inclinarían al desarrollo de la historieta como vocación? ¿Qué autores admiras y piensas que han  podido ejercer influencia en el desarrollo de tu estilo?

El origen de mi vocación  fue a través de mi madre, la influencia visual que ella me daba al verla  dibujar hermosas mujeres y flores que yo también quería poder hacer inclinaron mi interés por el dibujo, mi madre tanto como yo era una autodidacta que lastimosamente cedió a sus sueños por no encontrar apoyo en su entorno, quizá porque eran también otros tiempos. Yo sin embargo y de forma inconsciente fui insistiendo en lo que nunca pensé que sería lo mío, pero aunque anecdóticamente tampoco recibí orientación por parte de la familia y de mi madre , quizá porque no tendrían idea de como ayudarme, la presencia de una ex pareja de mi hermana fue importante pues fue una persona que me facilito los primeros estilógrafos con los que aprendí a entintar  y hacer mis cómics , luego las acuarelas , lápices de colores y cosas que me traía este amigo que veía en mis inquietudes algo que deseaba apoyar.

De niño yo leía los clásicos: La Pequeña Lulú, La Zorra y el Cuervo y los coleccionaba, luego fui teniendo gustos más juveniles, Batman, Spiderman y ya más adolescente descubrí el comic europeo y la revista “1984” que me marcaron  y para mí fueron un gran referente. 

Definitivamente Alberto Vargas y Boris Vallejo fueron y son iconos de admiración por mi parte. Sobre todo porque me inclino mas por la ilustración y recuerdo que cuando veía estas hermosas mujeres, las VargasGirl, no salía de mi asombro y me sentía orgulloso de que fuera de mi país como Boris. Estos profesionales  no se hacían reconocer como dibujantes peruanos por incluir iconografía o fauna peruana en sus ilustraciones si no porque se preocupaban  por ofrecer más que nada calidad en cada uno de sus trabajos atreviéndose a competir con ilustradores de fuera y sacando así pecho por nuestro país.

En tu trayectoria hay varios hitos claves. Un primer momento es tu juvenil participación en “Boom” de Julio Polar ¿Cómo te contactaste con Julio Polar y te convertiste en parte del proyecto de una revista de comics peruana? Luego vendría “El Club Nazca de la Historieta” del cual eres miembro fundador y espacio trascendental donde conociste a muchos grandes amigos con las mismas inquietudes tuyas por la historieta ¿Cuáles son los recuerdos que mas atesoras de tu paso por  El Club Nazca?  

Polar se comunica conmigo a través de ver los originales que había hecho para una publicación llamada “Etiqueta Negra” y me propone también hacer algo para su número 2 de su revista nueva “Bumm”  (comenzaría con el nº2 porque era como una cábala para no quedarse solo en el numero uno publicado como muchas revistas aparecidas, pero el cálculo fallo)

Luego conjuntamente el me dio la noticia de que un taller de animación en Pueblo Libre  quería sociabilizar con nosotros al conocer la revista y eran también amantes del comic, el resto es historia, en esos talleres nace el Club Nazca de la Historieta bautizado así por un gran grupo humano de diferentes  profesiones que iba creciendo domingo a domingo y su única pasión al cómic. Recuerdo que esos domingos para mí eran tan esperados, con tanta emoción de ver a mis amigos y charlar de nuestras mismas aficiones!! Conocí gente increíble ahí, aún muchos de ellos con el paso de los años siguen siendo grandes amigos.

En  el diario “Pagina Libre”, dirigido por Guillermo Thorndike aparecieron, la tira diaria “Vida Mundana” y el suplemento “Nazca Comic”, que representaron la gran oportunidad de dar a conocer tus cualidades artísticas  a un público masivo y también la posibilidad de iniciar una trayectoria como dibujante profesional ¿Qué nos puedes comentar sobre ese año que significó dibujar “Vida Mundana”, lo que representó en tu vida esta etapa laboral de sacrificado aprendizaje  y sobre tus compañeros de trabajo en aquella ruta? ¿Fue ahí donde decidiste que la historieta y el dibujo marcarían tu futuro de manera inexorable?

No sé si “Vida Mundana” tiene cualidades artísticas meramente dicha, lo que si se es que  de alguna manera era creativa. Yo era un chico bastante más tímido que hoy y tenía (tengo) un lado provocador, un humor negro interior que solo lo pueden ver mis amigos más allegados y por supuesto yo mismo, estoy consciente de que esa timidez ayudo a que yo hiciera de esa manera la tira de “Vida Mundana”, como una catarsis, me tire a la piscina sin saber nadar y descubrí que podía sacar ese humor, aunque sea negro, pero humor al final y funcionaba para contar estas historias. Pero fue agotador, casi al final de su existencia recuerdo que las ideas eran cada vez más difíciles de fluir, pero es una etapa de mi vida maravillosa que junto a mis compañeros del “Nazca Comic” recordaremos siempre dibujando desde esas oficinas de “Paginas Libres”. Ya ahí era más consciente de que quería dedicarme al dibujo de lleno, y donde me sentía más cómodo trabajando.

Posteriormente te convertiste en dibujante colaborador de Juan Acevedo, gran historietista peruano, en su Taller de Pueblo Libre y también incursionaste en la Ilustración  durante varios años trabajando para Editorial Santillana ¿Qué es lo más importante que rescatas de ambas experiencias? Los años colaborando con Juan y las numerosas Ilustraciones para Santillana  ¿Es la Ilustración la verdadera pasión creativa de Rubén Sáez en la vocación gráfica?

La experiencia de trabajar con Juan fue especial, estar trabajando como asistente  para uno de mis iconos gráficos de entonces para mí fue todo un privilegio, yo crecí enamorado de esa bella historia “Paco Yunque” y ese dibujo  tramado tan depurado y lo que gráficamente me había trasmitido hasta entonces, siempre admiré a las personas que dentro de nuestro difícil país lograban hacer cosas diferentes y vivir de ellas y Juan era de esos y claro, aprendí a dibujar perfectamente a Piolíta! jajaja.

Pero definitivamente los años en Santillana fueron los mejores de mi vida, aunque haya habido mucha injusticia por parte de la editorial, al quedarse con centenares de acuarelas trabajadas por casi 14 años para ellos, fue el lugar de trabajo en el que me fogueé como ilustrador en todas las materias que existían con gran capacidad y calidad el cual apreciaban las editoras que peleaban por tenerme entre sus materias. Definitivamente ahí se consolido mi amor por la Ilustración y en Literatura es donde más me desplayaba dejando memorables ilustraciones para el recuerdo. 

Ser Ilustrador es lo que más me gusta ser, a diferencia del cómic, la ilustración me da resultados más prontos, una ilustración para mi puede dar muchas interpretaciones, sugerir historias caprichosas si se quiere a diferencia del cómic que te lleva de la mano hasta el final y te dicta la historia tal cual te la ofrece su creador.

Necesito resultados prontos, soy muy inquieto a la hora de crear, continuo mi aprendizaje de búsquedas de estilos y expresiones, me aburro  haciendo lo mismo, por eso he pasado del humor a la ilustración infantil y juvenil, posteriormente a la ilustración y cómic  adulto, sigo creando cosas  personales necesarias para sacar cosas mías de dentro, es mi mejor terapia.

Tu estadía en Nueva York representó seis meses inolvidables de tu vida y tu primera residencia en un país extranjero. ¿Por qué decidiste emprender este viaje a la gran metrópoli cosmopolita que es Nueva York? ¿Cómo marcó esa experiencia única de la vida cultural neoyorkina en tu crecimiento personal y artístico?

Decido irme sin más para sacarle provecho a mi vida y llenarla de experiencias, eso principalmente, recuerdo que los primeros meses iba de New Jersey hasta el New York casi ínter diario solo para estar metido en el SOHO, viendo galerías y obras increíbles que me nutrían espiritualmente, a parte, visite el Guggenheim y vi muchas exposiciones entre ellas una exposición de Gustav Klimt, esas cosas no las hubiera podido hacer en Lima. Estar en NY es estar en la meca de la humanidad tan fascinante como apabullante, pero para disfrutar de ello tenía que sostenerme y trabajaba haciendo de todo, como un pago a la tierra madre que me estaba recibiendo.

Tu viaje a Barcelona, ciudad donde resides actualmente, ha sido fundamental. Coméntanos sobre tu ingreso a trabajar en La Cúpula  y tu participación en la desaparecida revista española “Kiss Comics”, con  la serie "Relatos Morales”. ¿Cómo se presento esta oportunidad de poder laborar en Editorial La Cúpula  y en Kiss Comics? ¿Lo percibes como un periodo fundamental, en tu desarrollo como artista gráfico, el ingreso al mercado español?

Siempre pensé que era un buen dibujante ¡pero cuando más seguro estas de algo es cuando menos lo debes estar! Nada más llegar a Barcelona me di cuenta el nivelazo de los dibujantes noveles que salían como churros de las canteras de escuelas de comics aquí. En Lima recibimos elogios por cualquier cosa, y eso nos puede confundir, pero la preparación no debe dejarse de lado si uno quiere estar en este oficio.

Tímidamente un año después de llegar a BCN me anime a visitar las oficinas de “La Cúpula” llevando mis acuarelas y un cómic al estilo clásico de tramados que había hecho estando aquí. Debo decir que al enseñar mis trabajos fui bien recibido por el Director José María Berenguer (ya fallecido) que a su vez llamo al Productor Emilio Bernárdez, creo que como editores de la vieja guardia apreciaron mi estilo clásico, recuerdo que Emilio me dijo observando mi entintado a plumilla: ¡Esto ya no se hace! y pues el resto es historia, comencé publicando en el “Kiss Comix” desde el numero 197 hasta el último número 239 con el título de “Relatos Morales”. 

Como en “Vida mundana”  creo historias en base situaciones más que a personajes pues siento que estos me limitan, fue una bonita etapa, siempre había querido hacer porno, es que lo borde siempre me ha llamado la atención y era una manera honesta de ganarme la vida sin hacer daño a nadie, pero a decir verdad como todo en mi vida comenzó a parecerme repetitivo y su desaparición del mercado me supo una lástima pero también un alivio pues otra vez el tema me saturaba una vez más.

Como ilustrador has continuado desenvolviendo tu arte en este campo en Europa, realizando acuarelas, incluso fuiste seleccionado para el libro BIG LOVE, publicado por Editorial  alemana BRUNO GMÜNDER, que incluía ocho ilustraciones de tu autoría. ¿Cómo te contactaron los editores alemanes para que participes de este proyecto? ¿Cómo valoras lo realizado en BIG LOVE?

La editorial Bruno Gmunder se pone en contacto conmigo a través de ver mi blog donde están colgados muchas de las acuarelas vendidas a coleccionistas de arte gay, cómic e ilustraciones.  BIG LOVE es un gran tomo que recopila a  ilustradores que han dedicado dibujos a hombres grandes y peludos.

Ser considerado en un libro como este significa mucho por algo que yo me vengo esforzando, he elegido el camino más empedrado quizá en un tipo de expresión artística que muchos no comprenderán pero no por ello menos importante.  También posteriormente con los mismos editores se publicará “FUR the love of Hair” de la misma temática, en la que incluyen mis trabajos. He colaborado aquí en España con una ilustración para el libro de cómics REC sobre la película.

Coméntanos sobre los futuros proyectos de historieta e ilustración a los que estas abocado. Hay una novela gráfica que vienes trabajando hace algún tiempo y también se ha presentado un nuevo proyecto para el mercado editorial alemán.  Cuéntanos los detalles de tu próxima producción artística y tus lazos con la industria editorial alemana que amplía la proyección  de tu obra.

Los tiempos están cambiando vertiginosamente, y más por esta parte del mundo, preparo desde hace un tiempo un comic gay de ficción a todo color  que en principio estaba hecha y pensada para  la editorial Canadiense Class Cómics, pues cuando me anime a hacerlo  y para cuando tuve avanzado las 10 páginas y exponer el proyecto que era así como lo requerían, la idea gusto mucho pero debido a la crisis mundial y a los cambios que había ocasionado el Internet a las publicaciones impresas tenían nuevas políticas de publicación   ONLINE con la garantía y sello de su casa editorial y de las ganancias que esto significaría y bla bla bla. 

Soy un purista y de la generación amante del papel así que si puedo intentar que se publique en papel lo haré, mande mi proyecto a Bruno Gmunder pues ellos aún publican en papel y gusto y mucho, me piden que siga enviando avances y seguir el contacto,  soy optimista pero con la aparición de Internet, los libros electrónicos y descargas virtuales, los amantes del papel corremos contra el reloj de ver nuestras obras impresas y he visto el cierre de editoriales y revistas como el caso del “Kiss Comix” sucumbir a estos tiempos.

Ahora mismo cualquier cosa puede pasar y realizar un cómic es la faceta más larga y pesada que puede haber y que toma mucho tiempo su realización. Y de mis proyectos a seguir es dibujar en formatos más grandes, hacer acuarelas más sugerentes, y quizá llegado el momento conseguir exponer.

¿Cómo percibes a la distancia lo que viene ocurriendo en el Perú en los últimos cinco  años?, con una mayor circulación e importación de historietas que dinamizan el mercado nacional, con la aparición y publicación de nuevos autores locales, festivales y eventos de cómics, presencia de prestigiosos autores internacionales,  toda una movida y desarrollo de la historieta impensable hace una década. ¿Algún autor peruano  reciente ha llamado tu atención por lo realizado?   

Lo vivo con cierta envidia pues es algo que me gustaría gozar estando ahí. Aquí tengo la suerte te visitar la feria del cómic en Barcelona todos los años y ver cómic por donde quiera, pero no es lo mismo que gozarlo y comentarlo con amigos.

Se ha despertando un movimiento del cómic en Lima importante pero así como se hacen talleres para hacer comics no debería olvidarse la importancia de aprender el buen dibujo para recrear un buen cómic, pues lo que no se debe hacer es construir un edificio sin saber poco o nada de infraestructura, finalmente este sería débil y terminaría  colapsando y olvidándose.

Admiro desde hace muchos años atrás al dibujante César Carpio, es creo de lo mejorcito que ha aparecido ya desde hace años y no hay quien lo destrone.

Apareció en el Perú tu primer libro de cómics, de los varios que vendrán: “Vida Mundana”, una recopilación de la historieta antes mencionada de inicios de los noventas y que retrata un instante muy concreto y crítico de nuestro país, pero reflejando temas actuales  que no han perdido vigencia y llamada a ser una historieta de culto. Nos imaginamos que la emoción por la publicación te ha dominado. Es también una serie que de forma infructuosa intentaste reeditarla el 2010 para una publicación peruana, coméntanos también de ello.

Será de lo Oculto, pues no sé si se vende, pero de que un sueño se ha hecho realidad para mi es ver este libro materializado. Lo único que lamento es que no esté todo, o lo mejor, pues mucho se perdió, no tuve la visión de recolectar en su debido momento estos originales exigiendo la devolución de los mismos cuando los dejaba en fotomontaje del diario, por desidia o por olvido, pero recuerdo muchos y buenos que deberían estar en el libro y no los tenía a mano para cuando se recopiló la obra gracias a la librería CONTRACULTURA.

El próximo verano del 2013 vendrás al Perú a visitar a la familia y a reencontrarte con los numerosos amigos y las personas que te aprecian. ¿Cómo vives cada retorno a Lima por más breve que este sea?

Cada visita que hago a Lima la vivo con intensidad, pues quiero hacer de todo, estar en todos los lugares que quiero volver a ver, ver a todos los amigos que añoro, que finalmente no logro completar y toda esa euforia me deja agotado y veo la realidad de lo efímero que es el tiempo y como un mes puede parecer tan solo una semana.

No tengo muchos amigos o casi nada en Barcelona, sin embargo cuando vivía aquí en Lima mi teléfono no paraba de sonar y no deja de sonar cuando vuelvo aunque sea un mes, vuelvo a encontrarme conmigo, a reconocerme entre mis amigos, no somos iguales al resto del planeta pero tampoco mejores por darnos más abrazos o decirnos cuanto nos queremos, solo somos diferentes a la hora de expresarnos,  aunque luego tenga que irme porque dicen que el hogar de uno está donde tú elijes vivir.

http://rubensaez.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario