miércoles, 7 de diciembre de 2011

“Marcel Clouzot, el Condenado” de Guillermo Saccomanno y Domingo Mandrafina


Por Gabriel Zárate

Con el título de “Marcel Clouzot, el Condenado” la editorial Historietas Argentinas de Javier Doeyo publica en álbum un relato autoconclusivo de la extensa serie “El Condenado”, el capítulo: “Los Hombres de Carol”, en un libro de 128 páginas, con un prologo de Claudio Díaz.

Con guión de Guillermo Saccomanno y dibujos de Domingo "Cacho" Mandrafina, “El Condenado” se publicó originalmente en Skorpio de Ediciones Record entre 1978 y 1985, posteriormente continuó realizándose para Francia. En el inicio de la segunda etapa de Fierro se recuperaron parcialmente algunos capítulos inéditos en español de la saga. “El Condenado” marcó junto a “Savarese”, el inicio de la brillante consagración como dibujante de "Cacho" Mandrafina, hoy con cuarenta años cumplidos de profesión.

El novelista Guillermo Saccomanno surgió en los setentas como uno de los guionistas de cómic argentinos más prometedores de su generación, gran amigo de Carlos Trillo y además compañeros en la reflexión crítica sobre historietas y en la aventura editorial de la revista “Puertitas”. “El Condenado” es su obra más ambiciosa y mejor lograda, un autentico clásico de la historieta contemporánea con toda la humana atmosfera de la más sórdida novela negra y un merecido rescate editor para el talento de Guillermo Saccomanno, hoy volcado a la literatura.

2 comentarios:

  1. Hola. Sigo asiduamente su blog. Es muy difícil en España hacerse con comics argentinos pese a la inmensa calidad y devoción que siento hacia ellos. Sabe en qué librería o de qué forma puedo conseguir El Condenado. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sanchis: Gracias a usted por ser un seguidor de “El lector de historietas”. Sobre el formidable comic que me consulta: “El condenado”, debo decirle que no tengo información sobre su venta en España. Me parece que estas publicaciones, como ya bien lo mencionó, no se consiguen. Lamento no poder ser de su ayuda. Saludos enormes a la distancia.

    ResponderEliminar