miércoles, 9 de marzo de 2016

“Tortas fritas de polenta”, de Adolfo Bayúgar y Ariel Martinelli


Por Gabriel Zárate      

El sello editor independiente Hotel de las Ideas, (Argentina) creado por un colectivo de jóvenes historietistas argentinos, donde participa Diego Rey su gran impulsador, anuncia, como novedad de marzo. ya en pre-venta, una nueva edición de “Tortas fritas de polenta”, comic con guión y dibujos del historietista argentino Adolfo Bayúgar  (1972) y elaborado en base a la documentada y minuciosa recopilación testimonial de Ariel Martinelli, un ex soldado argentino que siendo joven combatió en la Guerra de las Malvinas (1982). “Tortas fritas de polenta” se publicó originalmente en la revista “Fierro”, el 2013, en un número especial de 64 páginas solo dedicado a esta historieta. Luego fue publicado por “La Duendes. Historieta Patagónica” (Argentina)  editora de comics de Alejandro Aguado. El álbum recopilatorio “Tortas fritas de polenta”, es además una versión ampliada del original, con 90 páginas, en blanco y negro, con un prólogo de la investigadora de comic argentino Judith Gociol y un texto de contratapa del Maestro Jorge Morhain. Valiosa novedad de marzo.
 
“Tortas fritas de polenta, de Adolfo Bayúgar y Ariel Martinelli, es “una de héroes”. Pero no es una historieta de fantasía heroica, ni una de esas de “buenos ni malos”, ni tampoco una reivindicación nacionalista del tono que tienen la mayor parte de los –por cierto pocos– cuadritos que se dibujaron y se escribieron en torno a la guerra contra Inglaterra…Es un relato desde las vísceras. Sincero, centrado en la cotidianidad… y despojado de cualquier noción de lo políticamente correcto…” (Judith Gociol). 

“No puedo menos que felicitar muy efusivamente a Adolfo Bayúgar por el gran trabajo en primer lugar periodístico. Hay que saber extraer del entrevistado esa visión extraordinaria de sus vivencias, esa documentación exacta y precisa. En segundo lugar como historietista: hay que saber volcar una nota periodística en un excelente docudrama de tanta intensidad, con una historia tan contenida, tan cotidiana, tan subyugante, y que deja tanto, pero tanto de sublecturas. Incluso cuenta cosas que no había leído ni oído en ningún lado, aún. Sin duda alguien la llevará al cine. Luego, agradezco al héroe Ariel Martinelli, el verdadero combatiente. Uno no puede menos que agradecer, que es mejor que compadecerse o enojarse. Gracias por pelear por nosotros, gracias por estar vivo”. (Jorge Morhain).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada