jueves, 9 de diciembre de 2010

“El Hombre Par”: La infancia recuperada


Por Gabriel Zárate

Para mi gran amigo y lector, Guillermo Lozada: “El Hombre Bar”

“El Hombre Par”: Manga japonés creado por Fujio (Hiroshi Fujimoto) y Fujiko (Motoo Abiko), cuyo éxito inicial lo trasladó rápidamente a la pantalla televisa (animé) del Japón, entre los años 1967-68, con una posterior repercusión internacional que alcanzó al militarizado Perú de los iniciales setentas.

Se narran las aventuras del personaje principal: Mitsuo Suwa, caricaturesco protagonista de la serie. Un niño de edad escolar quien es elegido por un Súper Hombre enmascarado para convertirlo en su torpe aprendiz de superhéroe. El Súper Hombre le entrega a Mitsuo un casco que le cubre el rostro, ocultando su identidad y proporcionándole una asombrosa fortaleza, una capa que le permite volar sin límites y un comunicador en forma de P, a manera de broche, que lleva prendido en el pecho.

Además un robot, que apretándole la oscura nariz se trasforma automáticamente en su clon, su idéntica réplica exacta, lo que le permite poder desdoblarse, ausentarse del hogar y del colegio, para estar presente simultáneamente en diversos lugares distintos sin provocar sospechas, viviendo sus graciosas aventuras en su lucha contra el crimen y el mal.

A lo largo de la divertida serie se le sumaran a Mitsuo nuevos compañeros heroicos: Un pequeño chimpancé Bobby, una perspicaz niña Parko, un corpulento niño Payan y finalmente un delicado bebé, todos igualmente convertidos en los poderosos Hombres Par.

Con un fuerte contenido cómico y humorístico, Mitsuo deberá lidiar permanentemente con las tensiones propias de su corta edad: las bravuconadas del gordinflón y abusivo Kabao, quien acompañado del diminuto Sabu, se encargarán de provocarlo constantemente; enamorado de la hermosa y altanera Michiko, atribulado por ser poco disciplinado para el estudio, complicándose por los reiterados y confusos enredos en que lo termina involucrando su inepto robot. Su paródica vida resulta convincentemente real, al estar sujeto Mitsuo, a las corrientes tribulaciones de la crédula y conflictiva niñez.

Todos recordamos a Mitsuo recorriendo su hogar siempre descalzo, y durmiendo en un futón, al ras del suelo. También a su padre en casa vestido con el clásico kimono nipón. Las usuales costumbres cotidianas de la tradicional vida hogareña japonesa se desplegaban habitualmente a lo largo de la serie animada y formaban parte de su atractivo encanto y propia originalidad.

“El Hombre Par”, marcó a una generación de niños espectadores en el Perú de los setentas, en plena dictadura militar, época donde el animé japonés dominabala pantalla chica nacional, gozando de gran popularidad con inolvidables títulos como “Sombrita”, “Fantasmagórico”, “El hombre de Acero”, “El príncipe Planeta”, “El As del espacio”, etc.

Quizá lo peculiarmente fascinante de Mitsuo para la imaginación pueril de sus inocentes fans, es que precisamente carecía de colosales poderes intrínsecos y que sus formidables atributos eran solo exteriores a su ordinaria persona: El casco, la capa, el muñeco-doble. Era un superhéroe carente de sobresalientes virtudes y plagado de torpes defectos y cualquier crédulo niño podía ilusionarse cándidamente soñando con convertirse en Mitsuo, con solo poseer aquellos extraordinarios y poderosos objetos, en especial el alucinante muñeco-clon.

Volverse un superhéroe no era un imposible para la inquieta fantasía infantil de los ingenuos fanáticos de “El hombre Par”, que lo seguían fielmente en sus ocurrentes y jocosas aventuras televisas, rememoradas hoy por numerosos nostálgicos que ya superan los cuarenta, con dulce añoranza y tierna alegría, por una niñez personificada en su ameno recuerdo que vivirá encarnada con nosotros por siempre.

Fuentes:



5 comentarios:

  1. Manya! no tenía idea de que existía.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Así es todo el que fue niño en los 70 y 80 recuerda esos dibujos animados que guardaremos en la memoria siempre

    ResponderEliminar
  3. Una de mis caricaturas favoritas !!!!, me encantaria que mis hijas pudieran disfrutarlas ahora.

    ResponderEliminar
  4. me fascina esa serie de mi infancia lindos recuerdos....Gracias

    ResponderEliminar